eloriente.net

20 de agosto de 2013

Crónicas Beisboleras

Por: Jaime Palau Ranz

La Pregunta

¿Sabe Usted qué pelotero histórico de las Grandes Ligas, llegó a conectar en una sola temporada, más cuadrangulares que cada uno de los equipos participantes en la Liga Americana, exceptuando el suyo por supuesto, quién fue, en qué año y cuantos jonrones disparó? La respuesta al final de la columna.

Las Quinielas

El mundo de las apuestas siempre ha estado asociado a los deportes, en todos los hoteles de Las Vegas en los Estados Unidos, hay cientos de pantallas transmitiendo veinticuatro horas al día competencias, desde las más comunes como pueden ser carreras de caballos, galgos o autos, campeonatos de natación o atletismo, partidos oficiales de futbol americano, hockey, basquetbol, béisbol, tenis, criquet, lacrose, volibol, etc. hasta los más diversos e inimaginables, algunos completamente desconocidos, como podrían ser competencias locales en Australia con reglas de juego totalmente incomprensibles, se apuesta en todo y por todo, a resultados parciales o finales, marcas individuales o colectivas, lo que permita la imaginación.

En muchos estadios de béisbol, está autorizada la realización de apuestas, se llaman quinielas y no tienen nada que ver con el resultado final o parcial del juego, se van cruzando al mismo tiempo que se están celebrando los partidos, son aprobadas por cada club ya que generalmente participa el sonido ambiente comentando los resultados, en el estadio Eduardo Vasconcelos, casa de los Guerreros de Oaxaca, que yo sepa nunca se han autorizado, sin embargo se realizan en la tribuna de lateral derecho desde hace muchas temporadas, el líder de la porra de esa sección siempre las ha organizado, los aficionados de alrededor lo saben y le adquieren los boletos, con la esperanza de ganarse un dinerito.

Les explico cómo funciona, se cortan nueve papelitos idénticos, cada uno va a llevar una anotación diferente, esto es, las nueve posiciones del terreno de juego, jardinero derecho, jardinero central, jardinero izquierdo, parador en corto, tercera base, segunda base, primera base, receptor y en lugar del lanzador se punta BD o bateador designado, se doblan para ocultar lo escrito ya que cada participante en la quiniela va a escoger totalmente al azar cada papelito, en la parte visible únicamente se va a leer la entrada en que comienza a jugarse, generalmente es en la parte baja del primer inning.

A partir de que corre la quiniela, va a ganar quien tenga el boleto con el nombre de la posición que ocupa el jugador que anote la primera carrera, pongamos un ejemplo, el primero en el orden es el jardinero central y recibe una base por bolas, el segundo en el orden es el segunda base y da un toque de sacrificio avanzando al corredor, el tercer bateador es el short stop y pega un sencillo, el que está en la segunda colchoneta arranca hasta el home, en ese momento quien tenga el papelito con el nombre de jardinero central se relame porque piensa que va a cobrar, solo que en el tiro lo hacen out en el plato, el cuarto en el orden es el bateador designado que pega un cuadrangular productor de dos carreras, debido a que el parador en corto se encontraba estacionado en las bases, es el que anota por delante, entonces puede acudir a recibir su dinerito quien tenga anotado al short stop.

La quiniela más común es la que cuesta veinte pesos, de los nueve boletos se juntan ciento ochenta, el que la organiza se queda con veinte y entrega al ganador ciento sesenta, si se realiza de cincuenta pesitos, entonces entrega cuatrocientos, a partir de la séptima entrada ya es común ver anunciada alguna de cien para entregar ochocientos, en todos los casos el organizador se queda con el equivalente a un boleto.

Cuando la práctica de la quiniela empieza a ser popular, es común que se terminen los boletos casi inmediatamente, entonces se hacen varias quinielas de manera simultánea y habrá la misma cantidad de ganadores, por supuesto siempre son al azar, no te permiten escoger o devolver un papelito, ocho pierden y dos ganan en cada una, el organizador y el que tenga el nombre correcto de la posición que anota la carrera.

¿Qué sucede si en esa entrada no anota nadie? nada, se corre a la siguiente entrada y sigue vigente la quiniela hasta que se anote una carrera, no importa en qué inning o qué equipo la haga, generalmente se van vendiendo los papelitos en las entradas pares y toman validez a partir de la siguiente, si un partido se mantiene sin anotación durante varios innings, se pueden juntar varias quinielas antes de haber un triunfador.

¿Qué sucede si ningún equipo vuelve a anotar desde las primeras entradas y así termina el partido? tampoco nada, todas las quinielas que no tengan aun un ganador así como la que se vende en la última entrada, se pagan a quien tenga anotada la posición del jugador que realiza el último out del juego, por ejemplo si el out final es un ponche cobran los que tengan bateador designado, sin embargo, si el receptor suelta la pelota y debe tirar a primera, ahora cobra quien tenga anotado primera base, ¿interesante no?.

La Respuesta

Uno de los peloteros más queridos por todos los aficionados americanos en la historia del béisbol se llamó George Herman “Babe” Ruth, un verdadero slugger que comenzó su carrera como lanzador, zurdo natural, posiblemente el mejor bateador de todos los tiempos, nunca se ayudó de sustancias para mejorar su rendimiento.

La temporada de 1927 fue inolvidable para él y para los aficionados, “el bambino” conectó 60 cuadrangulares jugando para los Yankees de Nueva York, ningún otro equipo wde la Liga Americana logró disparar esa cantidad de jonrones ese año, además fue el primero en la historia en llegar a las seis decenas, esa marca persistió por muchos años hasta que Roger Marís en 1961 lo rebasó por uno (61 vuelacercas).

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Tweeter: @jpranz

Seguiré comentando la próxima semana.