Biombo de La Conquista de México llega al Museo del Prado

0
36

Noticias N22/ Francina Islas / Madrid

El Museo Nacional del Prado expone el Biombo de la Conquista de México y La muy noble y leal ciudad de México. Se trata de un biombo del último cuarto del siglo XVII, de dos haces y diez hojas de una colección particular española que como parte del programa “La obra invitada”, el museo restauró y exhibirá hasta el 26 de septiembre.

Miguel Falomir, director Museo Nacional del Prado señala que «es una obra que nos parecía que merecía verse en compañía de la pintura española estrictamente contemporánea con la que tiene diferencias pero también unas analogías que a veces no siempre percibimos. Yo creo que verla junto al Auto de fe [en la plaza Mayor de Madrid] de Rizi es muy ilustrativo y también es, para el visitante habitual del museo del Prado enfrentarse con un tipo de pintura que desconoce, empezando por su propia tipología, no hay biombos en la pintura peninsular.»

Se piensa que estos biombos eran regalos del gobierno de la Ciudad de México a los nuevos virreyes que llegaban de la península.

En el lado que representa la conquista, incluye varias escenas desde la llegada de Cortés hasta la toma de Tlatelolco, el último bastión indígena.

«De esa forma lo que hacen es ilustrar y transmitir la ideología de las élites criollas mexicanas a finales del siglo XVII, por un lado herederas de la conquista pero, por el otro lado, que tienen una personalidad propia, que están asimilando todo lo que es el legado prehispánico, se ve la nobleza con la que están tratados los guerreros aztecas, el cuidado que hay para identificarlos —solo los guerreros aztecas están identificados, no los españoles— y que, de alguna manera, es paralelo a lo que encontramos en la literatura mexicana de la época; por ejemplo, Carlos de Sigüenza y Góngora que está poniendo a los monarcas aztecas como un modelo para los propios españoles.»




A diferencia de los biombos de la conquista que se conservan en México en el Museo Soumaya o en el Museo Franz Mayer, este biombo incluye además de 66 sitios, pequeños habitantes pintados entre sus calles y plazas.

«Y, por el otro lado, el orgullo de esas élites criollas por lo que han hecho que es la Ciudad de México, una ciudad más grande y mejor trazada que la propia capital de la metrópoli que es Madrid y que refleja esa complejidad y esa madurez alcanzada por las élites criollas mexicanas a finales del siglo XVII y que ciento y pico de años después cristalizará en el movimiento de independencia.»

Para su restauración ha sido fundamental el apoyo de mecenas mexicanos que forman parte de la Fundación de Amigos del Museo del Prado

El estado de conservación de esta magna pieza no era muy bueno y han sido necesarios ocho meses para arreglar roturas, pérdidas de pintura, eliminar barnices, parches y repintes entre otros desperfectos.

María Álvarez Garcillán, restauradora: «prácticamente todas las puertas del biombo tenían algún tipo de rotura o de deformación de la tela, eso es lo que teníamos que atajar, en la mayor parte de los casos lo tuvimos que hacer en vertical y sin acceder al reverso, poniendo unas planchas metálicas que imantábamos por la parte anterior y de esa manera conseguíamos el plano. Y en el caso del dorado, de las franjas doradas, es lo que llamamos empastillaje, pudimos reproducir ese relieve a partir de unos moldes que hicimos de las partes mas sanas y con esos moldes sacamos unos positivos con un material que nos permitió luego dorar toda la parte que faltaba.»

Este biombo formará parte en octubre de la exposición Tornaviaje, la muestra con la que el Museo del Prado pretende reivindicar la importancia que tuvo para la España peninsular el arte producido en América Latina.

Miguel Falomir: «transmitir al público español algo que por desgracia ignora y es que durante los siglos XVI, XVII y XVIII, llegaron a España más objetos artísticos americanos que italianos o flamencos, que siempre hemos pensado que eran los lugares de donde procedían la mayoría de obras de arte que no eran españolas y que el ciudadano de la península convivía con estos objetos artísticos de origen mexicano de forma absolutamente habitual.»

Más videos relacionados en el Canal de Youtube de ELORIENTE.NET