Por N22

Era de los académicos y humanistas más reconocidos de la UNAM, así como uno de los más generosos y entusiastas profesores. Fue historiador y filólogo, así como comprometido defensor de las culturas indígenas y pueblos originarios de México.

Uno de los primeros en compartir la noticia la noche del 1 de octubre, fue Diego Valadés a través de su cuenta de twiter, jurista miembro de El Colegio Nacional, institución de la que también formaba parte León-Portilla desde 1971. En seguida hubo reacciones en redes sociales, en el perfil de twitter de la UNAM se le llamó “ilustre universitario, humanista, maestro de maestros” y el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su cuenta de Facebook escribió:

“Fue también un férreo defensor de las culturas originarias y publicó decenas de libros tan espléndidos como «La visión de los vencidos». Descanse en paz, un fuerte abrazo a su esposa Ascensión, hijos, nietos, amigos y alumnos.”

A mediados del mes de septiembre, el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Educación Pública, reconoció al investigador con la medalla Nezahualcóyotl, por sus aportaciones a la historiografía y la cultura de los pueblos originarios del país. Debido a complicaciones de salud, que aquejaban a León -Portilla desde hace meses, fue su esposa en su representación, quien recibió el reconocimiento.

Nacido en la Ciudad de México el 22 de febrero de 1926, León-Portilla fue doctor en Filosofía por la UNAM, con la obra “La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes” bajo la guía de su profesor Ángel María Garibay. Esta tesis fue revisada en 1959 y traducida a varios idiomas. Su pasión por el conocimiento, lo llevó a estudiar diversas disciplinas desde la filosofía hasta la antropología y la etnografía; aprendió náhuatl y así se convirtió en lingüista, traductor, escritor y editor, experto en el pensamiento y la filosofía indígena.

Otras obras suyas son “La visión de los vencidos” (libro publicado hace sesenta años y traducido a quince idiomas), “Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares” (1961), “Literaturas indígenas de México” (1992) o “Erótica náhuatl” (2018). Sin embargo, uno de los libros que más le entusiasmó hacer de su basta bibliografía, fue “Cantares mexicanos” (2011), una obra monumental desarrollada durante décadas por varios investigadores de la UNAM, a partir de Ángel María Garibay, cuya revisión hizo décadas después un grupo colegiado donde León-Portilla, era el coordinador. Esta obra bilingüe (náhuatl-español) muestra la tradición oral poética del siglo XVI recopilada entonces por Fray Bernardino de Sahagún.

Miguel León-Portilla fue profesor de la Facultad de Filosofía y Letras desde 1957, director del Instituto de Investigaciones Históricas, y obtuvo títulos como Investigador Emérito, todo ello en la UNAM. Entre las preseas que mereció están el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía (1981); Premio Universidad Nacional (1994); la Medalla Belisario Domínguez, otorgada por el Senado de la República (1995); Premio Menéndez Pelayo (2001) y Premio Alfonso Reyes por El Colegio de México (2015); entre otros reconocimientos.

Obtuvo el Doctorado Honoris Causa en 16 ocasiones de universidades de países como México, Perú, Bolivia, España, Francia, Estados Unidos y República Checa.

Hace unos días, la secretaría de Cultura había informado que Miguel León-Portilla había sido trasladado al Instituto Nacional en Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” para ser tratado por una neumonía. Por fortuna, desde el inicio de este 2019, recibió en vida homenajes y reconocimientos por diversas instituciones educativas y públicas. Entre toda su estela, León-Portilla también será recordado por su vigor, por sonrisa, su sentido del humor y por su generosidad.

Fotografía: Héctor Montaño. Portal del INAH: https://www.inah.gob.mx/boletines/5597-el-inah-homenajeo-a-miguel-leon-portilla-el-portavoz-del-pensamiento-indigena