Declaración oficial del G7 sobre invasión de Rusia a Ucrania

0
240

DECLARACIÓN DE LOS LÍDERES DEL G7 POR LA INVASIÓN DE UCRANIA




 

Vía Embajada de Canadá en México*

24 de febrero de 2022, Ottawa, Ontario — Nosotros, los líderes del Grupo de los Siete (G7), estamos consternados y condenamos la agresión militar a gran escala de la Federación Rusa contra la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, dirigida en parte desde suelo bielorruso. Este ataque no provocado y completamente injustificado contra el Estado democrático de Ucrania ha estado precedido de reclamaciones inventadas y acusaciones infundadas. Constituye una grave violación del derecho internacional y un grave incumplimiento de la Carta de las Naciones Unidas y de todos los compromisos contraídos por Rusia en el Acta Final de Helsinki y en la Carta de París, así como de sus compromisos en el Memorando de Budapest. Nosotros, como G7, estamos presentando sanciones económicas y financieras severas y coordinadas. Hacemos un llamado a todos los socios y miembros de la comunidad internacional para que condenen este ataque en los términos más enérgicos posibles, para que permanezcan hombro con hombro con Ucrania y alcen su voz contra esta flagrante violación de los principios fundamentales de la paz y la seguridad internacionales.

Esta crisis es una grave amenaza para el orden internacional basado en normas, con ramificaciones que van mucho más allá de Europa. No hay justificación para cambiar por la fuerza las fronteras reconocidas internacionalmente. Esto ha cambiado fundamentalmente la situación de seguridad euroatlántica. El presidente Putin ha reintroducido la guerra en el continente europeo. Se ha colocado en el lado equivocado de la historia.

Nos comprometemos a defender la paz, la estabilidad y el derecho internacional. Estamos unidos en nuestro apoyo al pueblo de Ucrania y a su gobierno democráticamente elegido. En esta hora oscura, nuestros pensamientos están con el pueblo de Ucrania. Estamos dispuestos a apoyar con ayuda humanitaria para mitigar el sufrimiento, incluso de los refugiados y desplazados por la agresión rusa.



Hacemos un llamamiento a la Federación Rusa para que detenga el derramamiento de sangre, desactive el ataque y retire sus fuerzas de Ucrania. También pedimos a Rusia que garantice la seguridad de la Misión Especial de Observación de la OSCE. También condenamos la participación de Bielorrusia en esta agresión contra Ucrania y pedimos a Bielorrusia que cumpla con sus obligaciones internacionales.

Condenamos en los términos más enérgicos la decisión del presidente ruso Putin del 21 de febrero de reconocer las entidades autoproclamadas de Donetsk y Luhansk en el este de Ucrania como estados «independientes», así como su decisión de enviar fuerzas militares rusas a estas regiones. Pedimos a otros Estados que no sigan la decisión ilegal de Rusia de reconocer la proclamada independencia de estas entidades. La decisión del presidente Putin constituye una grave violación de los principios básicos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, en particular el respeto de la integridad territorial y la soberanía de los Estados, y también una violación flagrante de la resolución 2202 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas -apoyada por la Federación de Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad-, así como de los acuerdos de Minsk, que estipulan la devolución de las zonas en cuestión al control del Gobierno ucraniano.

Reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras y aguas territoriales internacionalmente reconocidas, así como el derecho de todo Estado soberano a determinar su propio futuro y sus disposiciones de seguridad. Reafirmamos que la Crimea ocupada ilegalmente y las «repúblicas populares» autoproclamadas son parte integrante de Ucrania.

Condenamos al Presidente Putin por su constante negativa a participar en un proceso diplomático para abordar cuestiones relativas a la seguridad europea, a pesar de nuestros reiterados ofrecimientos.

Nos mantenemos unidos a nuestros socios, entre ellos la OTAN, la UE y sus Estados miembros, así como a Ucrania, y seguimos decididos a hacer lo necesario para preservar la integridad del orden basado en reglas internacionales. A este respecto, también estamos siguiendo de cerca las condiciones del mercado mundial del petróleo y el gas, incluso en el contexto de la nueva agresión militar de Rusia contra Ucrania. Apoyamos el compromiso coherente y constructivo y la coordinación entre los principales productores y consumidores de energía en aras de nuestro interés colectivo en la estabilidad de los suministros energéticos mundiales, y estamos dispuestos a actuar cuando sea necesario para hacer frente a posibles perturbaciones.

*Publicada originalmente en inglés y francés