David Ortega del Valle

Gustavo Sánchez Benítez

WWF-Programa Oaxaca

¿Qué entendemos por biodiversidad?

El término biodiversidad, como contracción de diversidad biológica, fue introducido por Walter G. Rosen, en 1985, en un documento preparatorio para el que acabó por denominarse Foro Nacional de Biodiversidad, que tuvo lugar en Washington DC en septiembre de 1986. Por razones prácticas la palabra biodiversidad puede ser considerada como sinónimo de «diversidad biológica.

«Diversidad biológica» significa la variabilidad entre organismos vivos de todas las fuentes incluyendo, terrestres, marinos, y otros sistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los cuales ellos son parte; esto incluye diversidad dentro de especies, entre especies y de ecosistemas. La frase «biodiversidad de un ecosistema» integra dos conceptos útiles en la misma frase ya que, por un lado, el medio físico no posee una biodiversidad, y ecosistema se refiere a una comunidad de organismos, incluyendo su medio físico.

La biodiversidad representa el capital natural de una región y es tan importante como los otros capitales que generalmente reconocemos: el económico y el humano. (SEMARNAT, 2011).

¿Sabes que es un país megadiverso?

La megadiversidad es un concepto creado para reconocer las regiones del planeta que concentran la  mayor riqueza biológica e impulsar mecanismos para su conservación.

Se estima que hasta un 70% de la diversidad biológica del planeta y un 45% de la población mundial, que representa la mayor diversidad cultural, se encuentran en 17 países, una superficie que ocupa el 10% del total del planeta.

Para tratar de hacer frente a las amenazas, y conservar su biodiversidad, en 2002 con la declaración de Cancún, se creó en México el Grupo de los Países Megadiversos Afines como un mecanismo de consulta y cooperación para promover intereses comunes y prioridades relacionadas con la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica. En la actualidad está compuesto por Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Filipinas, India, Indonesia, Kenia, Malasia, México, Perú, Sudáfrica y Venezuela.

México en el ranking de los 5 países con mayor biodiversidad del mundo

México es el quinto país megadiverso del mundo solo por debajo de Brasil, Colombia, China e Indonesia.

La comunidad científica concuerda con que la gran biodiversidad de México se debe cuando menos a tres factores: en nuestro territorio se encuentran y mezclan dos importantes zonas biogeográficas, el complejo relieve montañoso y la variedad de climas. Esto a su vez se suma a la evolución in situ de muchísimas especies durante millones de años. (SEMARNAT, 2011).

La riqueza natural del país, constituye un privilegio y un enorme potencial para su desarrollo, pero también representa una gran responsabilidad social ante el mundo. La obra Capital natural de México coordinada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), es un ambicioso esfuerzo que compila y analiza el conocimiento más actualizado y confiable que existe a nivel mundial sobre la megadiversidad biológica de la nación.

Oaxaca, medalla de oro en biodiversidad

En este país megadiverso, Oaxaca brilla como el estado con mayor biodiversidad, ya que en él se encuentran prácticamente todos los ecosistemas presentes en el territorio mexicano. De acuerdo con SERBO, A.C., el estado tiene una superficie aproximada de 95 000 km2, es el quinto estado más grande de México. Su compleja topografía, geología y climatología han determinado un gran número de suelos, tipos de vegetación y, por lo tanto, un alto porcentaje de especies de plantas y animales. Existen 8,431 especies de plantas vasculares, 1,431 de vertebrados y más de 3,000 de invertebrados, lo que hace de ésta la entidad con mayor riqueza biológica en el país. De este total, 702 especies de plantas y 128 de vertebrados son endémicas.

Importantes son también las grandes extensiones de bosques y selvas como los bosques mesófilos de la Sierra Juárez considerados los de mayor extensión en el país con 152 mil ha; las selvas húmedas, secas y bosques mesófilos de los Chimalapas con una cobertura de 462 mil ha; las selvas húmedas de la Chinantla con 181 mil ha; y las selvas secas de la Costa de Oaxaca con cerca de 80 mil ha. Estas regiones han sido consideradas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) como parte de las 223 eco-regiones más importantes a nivel mundial para la conservación de su biodiversidad.

¿Quiénes resguardan la biodiversidad oaxaqueña?

Es importante destacar que más del 75% del territorio oaxaqueño es propiedad de ejidos y comunidades, así como el 95% de los bosques y las selvas. Además, la presencia de 16 grupos étnicos significa una gran riqueza cultural, costumbres y tradiciones, muchas de ellas estrechamente relacionadas con la naturaleza. Existen lugares donde se conservan prácticas centenarias de convivencia con su entorno, esto es, la forma como los pueblos se relacionan con la tierra, el agua y los bosques.

No se puede entender la enorme biodiversidad que sobrevive en Oaxaca sin concebir esta relación y no puede dejar de asociarse esta variedad étnica y natural, con las expresiones culturales tan ricas y diversas que existen en esta entidad; con la vestimenta, la música y la gastronomía, la arquitectura vernácula, las fiestas y las costumbres; las tradiciones que entretejen la relación entre pueblos y familias. Es indudable que muchos de los  mercados de Oaxaca expresan en vivos colores, aromas, sonidos y voces una parte de esta realidad.

Esta diversidad cultural también tiene expresión en formas de organización y decisión de los asuntos más importantes para las comunidades y sus municipios. Ejemplo de ello es que en la entidad más del 70% de los municipios eligen a sus autoridades por usos y costumbres

Pobreza en la riqueza

En medio de esta riqueza natural y cultural que hace de Oaxaca una de las zonas de mayor biodiversidad del mundo, existe uno de los más altos índices de pobreza y marginación de nuestro país, cerca del 80% de los municipios de la entidad están catalogados como de alta o muy alta marginalidad. Esto es una contradicción lacerante que impone la necesidad de diseñar estrategias y procurar recursos materiales, humanos y financieros para tratar de resolverla. No es tarea fácil, por ello es necesario articular todos los esfuerzos e iniciativas posibles en favor del mejoramiento de los niveles de vida de las comunidades, con estricto respeto a sus estructuras organizativas, formas de decisión y autonomía.

La historia y la cultura dan evidencia de la grandeza de nuestros pueblos, su estrecha relación con la naturaleza nos indica el derrotero a seguir para rescatar y conservar el capital natural del estado, las políticas públicas deben considerar estos aspectos si pretenden revertir la pobreza e impulsar el desarrollo de Oaxaca.

Referencias

 

http://serboax.org/oaxaca/biodiversidad-de-oaxaca/

http://www.biodiversidad.gob.mx/pais/capitalNatMex.html

SEMARNAT, 2011. Serie ¿Y el medio ambiente? Biodiversidad. Conocer para Conservar. Primera edición 2011.