Leiden: Conjuro y Destino

0
98

Leiden se ha presentado en Oaxaca dejando estela de certezas

 




Por: Juan Pablo Vasconcelos @JPVmx

Se lo comenté previo al inicio de su recital: encontrarla fue asunto del destino.

Íbamos en la camioneta frunciendo el ceño por la intensa resolana del mediodía. Viajamos de Salchi hacia la carretera, muy cerca de Huatulco. Apenas unos cuantos arbustos y árboles verdes entre las varas.

Entonces comenzó a sonar una lista que se corona en Cuando Soñaba. Una canción de camino, de inicio de viaje.

Esto es: metafóricamente la melodía es una especie de llamado, una primitiva evocación. La instrumentación incluso recuerda ciertos paisajes desérticos y sus rituales. Mientras literalmente, fue el comienzo de nuestro viaje por Leiden.



Leiden, la cantante cubano mexicana que desde entonces no falta en nuestras tardes de música. Que tiene la poesía en la piel y más adentro.

Imposible dejar de relacionarla con su abuelo, el poeta Roberto Fernández Retamar, quien hasta el último momento vivió rodeado de lecturas y versos en voz alta.

Así me lo contó la propia Leiden aquella tarde de su presentación, aunque yo no le dije que recuerdo muy bien una de sus líneas: «aquí donde ya casi todo se llamaba Juan…», que Fernández le dedicara a Gelman en los sesenta.

Pero más allá, Leiden tiene todos los atributos propios y aún la inspiración celeste para quedarse entre nosotros para siempre con su canto.

Conjura, combina una voz potente con cierta dulzura propia, sin carecer nunca de ese carácter que una mujer de nuestro tiempo no teme en expresar.

Meses después de aquel viaje de carretera, llegué a Destino.

No hay forma desde entonces de no referirla con amigos y compartir su música. Ahora, encima, la he encontrado personalmente y ya escuchándola en vivo su voz resuena con más definitividad. Es contundente.

Como aquella frase de su canción: «Desde que te conozco hay una estrella/ que guía con su danza mi existencia», que halla en el instante de su interpretación la zona. ¿Qué zona? La del arte: cantas lo que siento, le dice el público a su artista. Complementos.