13 mujeres oaxaqueñas reconocidas por su aportación en las artes


9 de marzo de 2017.

 13 mujeres oaxaqueñas reconocidas por su aportación en las artes.

Las artistas fueron galardonadas por haber incursionado en diversas disciplinas de las artes, como la danza contemporánea, ballet clásico, artes plásticas, música, canto, fotografía, cine y teatro. En Sesión Solemne de Cabildo, el edil y las y los regidores, entregan reconocimientos como Ciudadanas Distinguidas.

Se trata de Alejandra Serret, bailarina de danza contemporánea; América Escalera, bailarina de danza contemporánea y ballet clásico; Ana Santos Mejía, pintora y artista gráfica; Ángeles Cruz, actriz y cineasta; Cecilia G. de Winter, concertista de piano y órgano; Ivonne Kennedy, pintora y ceramista, y Judith Reyes Ortiz, violista.

Además de Lorena Esther Vera Hernández, artista multidisciplinaria; Miriam Ladrón de Guevara, escultora; Paola Dávila Pineda, fotógrafa; Siegrid Wiese, pintora y dibujante; Teresita Osante Altamirano, escritora y promotora de la lectura (Tita Cuentacuentos) y Wagive Jiménez Turcott, actriz y directora de teatro.

En este marco y luego de otorgar los reconocimientos a las artistas, Hernández Fraguas manifestó que fechas como esta son propicias para reflexionar acerca de la importancia que ha tenido la lucha de las mujeres por reducir la desigualdad originada por la discriminación de género; asimismo, para reconocer que falta mucho por hacer y que ésta es tarea de todos, pues tanto hombres como mujeres construimos no sólo el presente sino también el lugar donde habitamos.

 

 

Ciudadanas Distinguidas

Alejandra Serret, bailarina de danza contemporánea y directora de la Compañía Estatal de Danza Contemporánea; ha formado alrededor de 100 profesionales de danza, como Ricardo Flores que ha alcanzado fama internacional. Actualmente lleva a las escuelas su propuesta de enseñanza, en la que bailarinas, niñas y niños terminan rosando el espacio, la imaginación se vuelve infinita, la sensación de dibujar en el aire figuras efímeras que liberan el alma.

América Escalera, bailarina de danza contemporánea y ballet clásico, nació en la ciudad de Oaxaca, en el barrio de Jalatlaco. A los nueve años su papá y su mamá decidieron que sus hijas aprendiera arte y los niños hicieran deporte. En Bellas Artes se decidió por el ballet, pronto vendría la danza contemporánea. Para ella la danza es un desafío que la alimenta, una lucha constante, cada día sabe que puede dar más.

Ana Santos Mejía, pintora y artista gráfica, nació en la década de los setentas en San Pedro Tututepec, en la Costa oaxaqueña. Se recuerda a los ocho años escribiendo y dibujando lo que encontraba en los libros o revistas; con el tiempo, aprendió que el arte es crear. En la escuela secundaria realizaba las tareas de sus compañeras y amigos a quienes no les gustaba la clase de arte.

Ángeles Cruz, actriz y cineasta, originaria de la Villa de Guadalupe Victoria San Miguel El Grande, Tlaxiaco, una pequeña localidad de la Mixteca de la que salió para buscar un sueño y encontrar su esencia creativa: la luz de la fotografía multiplicada en cuadros de celuloide o digital. Es una hija pródiga de Oaxaca, México y el mundo. Actriz de formación académica por la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de las Bellas Artes, guionista y directora de cine.


Cecilia G. de Winter, concertista de clavecín y órgano, fue en 1972 cuando llegó a Oaxaca para acompañar a Marcus Winter, quien debía realizar un trabajo por dos años. Escogió esta ciudad para vivir y más tarde se nacionalizó mexicana. Ha sido generosa con la gente de Oaxaca y ha donado los fondos recaudados en sus conciertos a la lucha contra el VIH-Sida y a instituciones que contribuyen al bienestar de la niñez con discapacidad.

Ivonne Kennedy, pintora y ceramista, a los 17 años decidió que pintar era lo que quería hacer en la vida. Dejó la escuela formal para estudiar pintura en la Casa de la Cultura Oaxaqueña y en el Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo. Los resultados de su constancia son más de 450 obras, en todos los formatos, que están en un lugar, en un espacio del mundo, en una ciudad como las que pinta y, donde los humanos parecen ausentes, pero miran sin ser vistos a través de los cristales de edificios o de calles sin esquinas.

Judith Reyes Ortiz, violinista. Ha sido violista invitada en la Filarmónica de la Ciudad de México, la OFUNAM, la Sinfónica de Estado de México, la Sinfónica de Michoacán, la Orquesta de Ópera de Bellas Artes, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, la Orquesta de Cámara de las Escuelas Preparatorias de la UNAM, la Orquesta Juvenil “Eduardo Mata” y la Sinfónica de Minería.

Lorena Estrada Vera Hernández, artista multidiciplinaria, heredó la música, se educó entre bailarines y amantes de la tierra le moldearon la voz, su corazón-alma, su fuerza. Tenía solo 10 años y ya sabía lo que quería hacer en la vida. A los 13 estudiaba teatro y consolidó su formación en el Centro de Educación Artística.

Miriam Ladrón de Guevara, escultora, vino a Oaxaca por tres días y se enamoró de ella, llegó tras un largo viaje en un Volkswagen Sedán con su hija y su hijo, la esperanza y una breve mudanza. Empezó con sus cajas arte-objeto, altares místicos y sagrados, lejos de la opulencia de los materiales costosos, reciclando. Las muñecas y a veces, animales que nacieron de la creatividad de la artista viven por todo el mundo.

Paola Dávila Pineda, fotógrafa, nació en la ciudad de Oaxaca, pasó su niñez en el corazón del Centro Histórico, contempló hasta la saciedad la estética concentrada en las narrativas de cada una de las pinturas, esculturas y los retablos de templos como Santo Domingo. Es en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo donde se hace fotógrafa de la mano de Domingo Valdivieso Ramos, Jorge Acevedo y Vittorio D´Onofri, sus primeros maestros.

Siegrid Wiese, pintora y dibujante, desde pequeña pintar y dibujar empezaron a ser su todo, las paredes de su casa fueron sus lienzos hasta que le compraron un blog. Apenas dejaba la adolescencia y ya había determinado a cumplir su meta. Su lenguaje visual es universal, sus obras cuelgan de paredes en países de Norteamérica, Europa y Asia. En esas paredes, sus cuadros hablan por sí mismos.

Teresita Osante Altamarino, escritora y promotora de la lectura, nació un 25 de julio y pasó sus primeros años de vida en San Juan Bautista Cuicatlán, Oaxaca. Al iniciar sus estudios, la familia Osante Altamirano decide radicar en la ciudad de Oaxaca. Hoy suman 350 los municipios de Oaxaca donde Tita Cuenta Cuentos ha hecho sustancial su propuesta de fomentar la lectura y un jardín de niños de Cancún, Quintana Roo lleva su nombre.

Wagive Jiménez, actriz y directora de teatro, ha experimentado todas las etapas: actriz, directora, productora y dramaturga. La Casa de los Siete Balcones es la primera puesta en escena formal en la que participa, donde la actriz y directora teatral Wagive Turcott es su mamá, una mamá distinta a la verdadera. Durante casi tres años, la obra le da la oportunidad de participar en muestras internacionales y en el Festival Internacional Cervantino.

Share

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone